La marcha de Fiona deja a los isleños desolados

Publicidad

Neox » Programas » Love Island » Mejores Momentos

La crónica

La marcha de Fiona deja a los isleños desolados

Es la primera de las isleñas originales que tiene que abandonar la villa. La marcha de Fiona afecta a todos los isleños.

Era cuestión de tiempo que uno de los isleños de 'primera generación' tuviera que abandonar la villa. La decisión de Cari de emparejarse con Moure dejaba a Fiona en una delicada situación. Quedan dos isleños y tres isleñas y la suerte está echada: Jovan vuelve a elegir a Adele y Miguel a Celia.

Para los isleños, la marcha de Fiona supone un duro revés. Aunque no había encontrado el amor, es una isleña muy querida por todos. Hay muchas lágrimas y emotividad en su despedida. Les pide que se lleven bien, dice que espera que nadie rompa e incluso cuando sube a hacer la maleta les explica que ha escrito algo dedicado a ellos. Lee un texto llorando y temblando y todos se emocionan bastante.

Se quedan todos bastante desolados y cuando están tapados con mantas sentados en el sofá del salón llega un mensaje para las isleñas que les dice que deben prepararse para recibir visitas. Como siempre, empiezan a elaborar teorías al respecto y escudriñan el texto tratando de encontrar significados más allá. Por la mañana, las chicas reconocen que no han dormido bien después de la marcha de Fiona y sobre todo por el mensaje que recibieron.

Hora del 'Speed dating'

Pero es un nuevo día que va a estar lleno de emociones. De entrada, los chicos han preparado (siguiendo las órdenes de otro mensaje) todo lo necesario para un 'speed dating'. Cuatro nuevos isleños van a entrar en la villa: López, Pablo, Pedro y Alex se entrevistan alternativamente con las seis chicas mientras los chicos observan desde la terraza. Hay impresiones y feelings variados. Mientras Celia está bastante cerrada a conocer a nadie, Cari se muestra muy abierta y simpática con todos.

Las isleñas deben decidir con cuál de los 4 isleños se quedan. Sólo pueden elegir a dos. Se quedan con Pedro y con Pablo, con los que creen que puede haber buena sintonía en la Villa.

Los nuevos isleños

Con Pedro y Pablo como isleños de pleno derecho, empiezan los consabidos interrogatorios. Pedro no se quiere mojar, pero intuyen que va a por Bea. Por su parte, a Pablo quién le parece más explosiva es Cari, pero también Bea. Y precisamente con ella quiere hacer una parte e irse a hablar.

Bea y Pablo tienen una conversación en el chill out: él se muestra risueño y sincero. Le explica que le gusta ella desde la primera vez que la vio. Bea, con su habitual discurso integrador, dice que lo importante es el interior. También muestra sus reticencias al trabajo de recortador de Pablo, aunque él dice que le dé una oportunidad a este respecto.