Phoebe y su chico demasiado 'abierto'

Rober es el nuevo novio de Phoebe. Es simpático y atlético y el deporte les une, pero tiene un gran defecto. Su ropa de deporte es demasiado holgada y cada vez que se sienta abre las piernas dejando ver su entrepierna. Joey, Ross y Chandler no pueden evitar reírse cuando se percatan de la situación y por no saber cómo decírselo.

El novio de Mónica se marca el mismo farol con todas

Mónica sale con el representante de vinos del restaurante en el que trabaja. Su relación está saliendo como la seda y en la cuarta cita él se arma de valor para confesarle algo: hace dos años que no ha tenido relaciones sexuales. Mónica se queda sorprendida, pero decide seguir adelante con la relación. Sin embargo, al contárselo a una compañera descubre que a ella le dijo exactamente lo mismo. Se ha estado marcando el mismo farol con todas.

El gran defecto de la nueva novia de Ross

Ross conoce a una chica que parece perfecta. Es paleontóloga como él y parece super modelo. Todos están impresionados y él está encantado con esta nueva relación, pero cuando ella le invita a su casa las cosas se tuercen. Tiene un gran defecto que Ross no puede soportar: el desorden.

El novio de Phoebe que no es tan encantador como parece

Cuando de novios perfectos se trata, Mónica y Phoebe saben bien que no es oro todo lo que reluce. Esta vez, Phoebe sale con el hombre que vive en el piso de arriba, un tipo aparentemente encantador. Se conocieron cuando ella subió a quejarse por el ruido que hacía y al conocerse se gustaron. Ella está encantada, pero al vivir justo encima descubre que le engaña con otra.

Rachel sale con un chico que le roba

Para darle celos a Ross, Rachel sale con un novio mucho más joven que ella. En principio, eso no le supone ningún problema y su plan está funcionando, pero todo se tuerce cuando descubre que el 'jovencito' quiere algo más de ella: su dinero. Rachel se da cuenta que desde que ha empezado a salir con él le falta dinero de su cartera.

Mónica y su novio adolescente

Si de novios jóvenes se trata, Rachel no es la única entendida. Mónica comienza a salir con un universitario al que le dice que tiene 22 años para no parecer tan mayor a su lado. En un momento de intimidad, ella le revela su edad real, pero para su sorpresa él le confiesa también algo: no está en la Universidad, sino en el instituto.