Neox Games » Cultura Gamer

VER PARA CREER

Un 'crimen de moda': la curiosa pista que delató a una delincuente

Un taxista japonés alertó a la policía de la extraña presencia de una mujer gracias a una pista que muchos hubieran pasado por alto.

Traje

Pixabay Traje

Ser taxista puede ser una de las profesiones más apasionantes. Conoces gente de diferentes lugares, algunos te contarán sus historias, los motivos que los han llevado a esa ciudad; pero también dejando lugar clientes de lo más peculiar. Japón es uno de esos países en los que puedes encontrar casi de todo, incluso delincuentes que se suben a un taxi sin tu saberlo a no ser que comentan un llamado [[LINK:EXTERNO|||https://www.kobe-np.co.jp/news/jiken/202103/0014198701.shtml|||‘crimen de moda’]].

Este fue el caso de un taxista de la prefactura de Hyogo. Nuestro protagonista recogió a un cliente en la ciudad de Ako, concretamente una mujer cuya edad rondaba los 27 años, pelo largo y castaño, vestida con un traje. Hasta aquí nada fuera de lo normal, una trabajadora como podríamos encontrar en cualquier otro lugar, ¿verdad?

‘Deje a la joven de pelo castaño donde me pidió, pero no lucía nada bien el traje. Creo que podría estar involucrada en algún tipo de estafa’, declaraba el taxista, quien después de cerrar el viaje con la mujer, llamó inmediatamente a la policía.

Aunque pueda parecer extraño en nuestro país, hay una relación más que comprobada en Japón entre las personas que ‘visten bien’ un traje y las estafas. Estos delincuentes se suelen hacer pasar por empresarios respetables para engañar a personas mayores o que tienen dudas sobre cómo invertir su dinero.

Taxi | Pixabay

Cuando la policía se personó en el lugar, la joven ya había cogido un segundo taxi, pero pudieron localizarlo. El modus operandi de la delincuente era cambiar a un nuevo traje y con él despistar a las autoridades. Además de tener en su poder todavía el traje original del primer taxi, la joven guardaba la tarjeta del banco de una anciana de 88 años, a quien había convencido para hacer un reembolso del seguro médico, convenciéndola para utilizara la tarjeta y el código PIN de la misma para sacar el dinero necesario.

Por suerte, la policía pudo interceptar a la joven a tiempo antes de que retirara el dinero del banco. En Japón trabajar con traje es algo de lo más normal, por lo que generalmente se opta por un modelo que sea cómodo, pero que también permita lucir bien a su propietario. Un traje demasiado grande o que a simple vista parezca incómodo puede dejar claras pistas de las intenciones de su dueño.

A todo ello hay que sumar la forma en la que la cultura japonesa los empleados más jóvenes si todavía no se sienten cómodos con un traje o pueden permitirse uno más ajustado a su fisionomía, no son enviados a visitar los hogares de los clientes y en caso de hacerlo, siempre irán acompañados de alguien mucho más experimentado.