Neox Games » Cultura Gamer

CURIOSIDADES NIPONAS

¿Cuánto cuesta tener un hijo en Japón? Curiosidades sobre la paternidad en el país del sol naciente

Tener un hijo en Japón puede ser una experiencia muy extraña para las madres y padres occidentales que no están habituados a sus costumbres.

Bebé

Pixabay Bebé

Publicidad

No es que Japón sea un país en donde los nacimientos de niños estén en cifras récord... Lo cierto es que, como en España, la población nipona está muy envejecida y la natalidad está por los suelos. Existen muchos motivos por los que esto sucede pero, ¿puede ser uno de los motivos la gran cantidad de dinero que cuesta tener un hijo? Desde luego es uno de los factores que miran las parejas al dedillo.

Tenemos mucha suerte de vivir en España ya que, aunque obviamente todo es mejorable, nuestra seguridad suele cubrir prácticamente todos los tratamientos habituales en un hospital. En Japón, ya que el embarazo se considera una afección natural y no una enfermedad, no está cubierto por el servicio nacional de salud. Tener un bebé puede ser algo realmente caro, especialmente si queremos los mejores cuidados.

El "pack completo" suele rondar los 420.000 yenes, unos 3.400 euros por el nacimiento del bebé. Consideramos que entra dentro del pack servicios como cesárea, inducción al parto, episiotomía, extracción con ventosa, etc. Pero ojo, no es la única curiosidad que a cualquier español le resultaría extraña en Japón a la hora de tener un hijo.

Por ejemplo, el uso de anestésico intravenoso o epidural no está tan disponibles como en Occidente, debido a que la cultura japonesa fomenta el "gaman", algo así como aguantar / soportar en muchos aspectos de la vida. Solo un puñado de hospitales en el país ofrecen la epidural.

Bebé | Pixabay

Una de las normas básicas cuando estás embarazada es no comer algunos tipos de pescado y, sobre todo, evitar el pescado crudo, al igual que fiambres o quesos blandos. En Japón es más importante no ganar peso durante el embarazo que comer sushi, recomendado a las embarazadas no engordar más de 5 Kg.

Tampoco se permite a las madres un parto más o menos personalizado. En Occidente hoy en día es habitual que las madres puedan elegir cosas como el pinzamiento tardío del cordón, el contacto piel con piel con el bebé inmediato, la posición del parto... Incluso hay quien los tienen en casa o metidos en una piscina. En Japón esto es algo imposible y es el médico el que decide cómo y cuándo.

Por último, algunas de las costumbres son peculiares. Cuando tienes un hijo en Japón de forma habitual al finalizar el parto te traerán un pedacito de cordón umbilical, aún ensangrentado, en una caja de madera especial para guardarlo. El cordón simboliza el vínculo entre madre e hijo y debe cuidarse con cuidado.

Publicidad