Los tesoro pirata parecen cosas sólo posible en películas, videojuegos o series anime, pero lo cierto es que son mucho más reales de lo que podríamos pensar. Si eres fan de los videojuegos quizás hayas visto estos supuestos tesoros en títulos como Sea of Thieves o Assassin's Creed IV: Black Flag, y si eres fan del anime la gran referencia en tema de piratas marinos es One Piece. De hecho, One Piece trata de un gran tesoro escondido por un legendario pirata, una historia que el manga y anime japonés han tomado prestada de un caso real.

Tanto si eres fan de One Piece como de juegos como Assassin's Creed Pirates para dispositivos móviles, quizás hayas escuchado hablar del pirata francés Olivier Levasseur. Olivier Levasseur es el pirata que inspiró el personaje de Gol D. Roger en el manga One Piece y también un habitual a la hora de que los creativos de la industria creen sus personajes e historias de pirata. ¿El motivo? Un tesoro escondido millonario que nadie ha podido encontrar en 300 años.

La historia del anime One Piece en la vida real

Como hemos dicho, Olivier Levasseur ha servido de inspiración para varias series o videojuegos debido a su increíble historia. Levasseur es también mundialmente conocido como La Buse, aunque muchos otros marineros y piratas lo llamaban "El gavilán", por la premura que siempre tenía a la hora de disparar a sus enemigos en un enfrentamiento. Su historia surcando los mares, principalmente el océano Índico, comienza en 1716 bajo la batuta del pirata Benjamin Hornigold, del que se separó un año después.

Desde ese momento las fechorías de Olivier Levasseur y su tripulación le llevó a reunir una fortuna equiparable a pocas. La Buse fue el pirata que logró conquistar al barco portugués Nuestra Señora del Cabo, una nave de 800 toneladas con una abrumadora potencia de fuego de 72 cañones. Pese a ello, el pirata logró vencerlo y hacerse con su botín, cuyas bodegas estaban repletas de oro y joyas. Para 1730 el tesoro de Olivier Levasseur estaba valorado en unos 100 millones de libras del Reino Unido actuales.

Supuesto criptograma de Olivier Levasseur | Bibliothèque Nationale

Levasseur, sin embargo, no pudo disfrutarlo. Tras 14 años asaltando todo tipo de navíos en India y otras zonas del Océano Índico, el famoso pirata fue capturado. La justicia no dudó en sentenciarlo a muerte, siendo colgado el 7 de julio de 1730 en la isla de Reunión, por aquel entonces conocida como Isla de Bourbon. Dice la leyenda que, con la cuerda al cuello, el pirata exclamó a la multitud congregada: "¡Que encuentre mi tesoro, el que pueda entenderlo!".

Junto al grito, el pirata dejó caer un criptograma que, al resolverlo, llevaba a la localización de su gran tesoro escondido. Supuestamente el documento llevaría a una isla localizada en el océano Índico, de la que no se dice su nombre. Durante estos 300 años han sido muchos los historiadores y marinos que han buscado el tesoro de La Buse sin éxito, incluso algunas familias han dedicado varias generaciones ha perseguir el hallazgo.