Neox Games » Cultura Gamer

LLAMADA DE LA NATURALEZA

El 'apretón' le salió caro: Multado con hasta 2500 euros por hacer sus necesidades en un supermercado

Este japonés no pudo controlar la llamada de la naturaleza y como consecuencia deberá pagar una alta multa

Pixabay Supermercado

Japón se ha convertido en el punto de mira de todo el mundo por ser el lugar donde más situaciones extraordinarias podemos encontrar. Cada país tiene una larga lista de cosas y escenas de lo más inusuales y que muchos no podrían llegar a creer, sin embargo la cantidad es mucho mayor cuando nos centramos en el país nipón pudiendo encontrar hasta personas sin pudor a hacer sus necesidades en plena vía pública.

Hace un par de meses un ciudadano japonés fue arrestado por haber defecado en el medio de un pasillo de un supermercado local. Esto ocurrió el 18 de febrero en la ciudad de Kitakyushu, prefectura de Fukuoka, dentro de un supermercado abierto 24 horas donde un hombre muy ebrio fue con el objetivo de utilizar el baño.

Este hombre entró al supermercado ebrio y con ganas de ir al baño

Como bien indicó el trabajador que estaba activo en aquel momento, este hombre que estaba en estado ebrio, entró en el supermercado y dijo directamente “quiero hacer caca”. Ante esta petición el trabajador le dijo que los baños estaban cerrados por la noche por motivos de seguridad, a lo que el hombre reaccionó diciendo “Pues lo haré aquí”. Fue en aquel momento que el hombre se bajó los pantalones para hacer sus necesidades, algo que lo llevó directamente a comisaría.

Supermercado | Pixabay

Este acto tan repugnante hizo que este hombre fuera acusado de obstrucción del negocio, delito que lo sometía desde a 3 años de prisión hasta a una multa por 500.000 yenes. La situación personal del hombre fue lo que hizo que el juez redujera la multa a un total de 300.000 yenes, aproximadamente 2.500 euros, los cuales podría suprimir si seguía una vida mucho más estable.

Sus problemas personales hicieron que se comportara así

Lo que le pasaba a este hombre era que había perdido a su padre tiempo antes de este suceso. La tristeza hizo que comenzara a beber alcohol de manera frecuente, cayendo así en una dependencia a este tipo de bebidas. El día 17 de febrero comenzó a beber shocu, una bebida japonesa con alto contenido alcohólico y lo único que recuerda es que todo acabó cuando fue detenido por la policía en el supermercado.

Al conocer el problema de este hombre, el juez fue más benévolo con él, diciéndole incluso, que la multa se reduciría en 7.500 yenes cada día consecutivo que no bebiera alcohol. De esta manera podría pagar el total de la deuda si logra pasar 40 días sobrio.