La enfermedad de Minamata es uno de los casos más impactantes que se han dado en todo Japón. Se trata de un síndrome neurológico grave causado por el envenenamiento de mercurio y cuyos efectos pueden ir desde deterioro de los sentidos de la vista, el oído, alteración sensorial en manos y pies, pasando por parálisis y hasta la muerte.

Actualmente se habla de más de 2.000 casos confirmados en las prefecturas vecinas, tales como Kumamoto y Kaghosima, con otros tantos miles de vecinos que se encuentran a la espera de un informe oficial de su estado. Pero, ¿a qué se debe este exponencial caso de envenenamiento y que ha dado la vuelta al mundo?

Tenemos que remontarnos a los años 50, más concretamente 1956. Fue entonces cuando comenzaron a suceder los primeros brotes. Lo que en un principio fueron un total de 45 afectados, pronto se convirtieron en 111 víctimas y más de 400 registrados en un plazo de 10 años. La enfermedad se extrapola desde a los vecinos que entraron directamente en contacto con el mercurio como a niños que nacieron tiempo después.

La sobrepesca y el cambio climatico aumentan los niveles de mercurio en el pescado | Sinc

Fue en 1968 cuando el gobierno japonés decidió tomar cartas en el asunto e investigar concienzudamente qué ocurría en Minamata, siendo ésta la ciudad y epicentro de la catástrofe. Tras tirar del hilo, el gobierno japonés encontró al culpable, Chisso, una empresa petroquímica que había vertido nada más y nada menos que hasta 81 toneladas de mercurio al mar. La empresa y que actualmente se ha convertido en uno de los mayores proveedores de cristal líquido para fabricar pantallas, vertió ingentes cantidades de metilmercurio desde 1932 hasta 1968. Este elemento químico había alcanzado por ende a toda la fauna marina de la región, tanto marisco como pescado y que más tarde terminaba en los hogares de las zonas circundantes a Minamata.

Cabe destacar que la ingesta de mercurio no es la única forma de envenenamiento. La inhalación de vapor o entrar en contacto con el elemento puede provocar también los mismos síntomas. Con un total de 1784 víctimas, anualmente se conmemoran en Japón los acontecimientos con el fin de concienciar al resto del mundo. La Enfermedad de Minamata constituye uno de los cuatro grandes procesos de responsabilidad medioambiental en Japón.