Desde hace años en Japón se ha convertido casi en una costumbre que algunos hombres toquen a mujeres y estudiantes, una situación que sucede a diario en las estaciones de metro en las grandes ciudades niponas. A pesar de que las mujeres tratan de defenderse, incluso utilizando prendas con alfileres entre otros objetos, no son pocas las personas que también viajan en esos vagones y quieren ayudar.

La gran pregunta es: ¿cómo puede una persona que sea testigo de este tipo de ataques ayudar sin romper las ‘normas’ japonesas? Lejos de utilizar la violencia física o el contacto, a un hombre japonés se le ha ocurrido otro método algo mucho más ‘elegante’ y que puede ser la solución perfecta para este tipo de situaciones.

El usuario uncle_from_hell explicaba a través de Twitter el método y que consiste, básicamente, en una frase. ‘A todos los que han sido testigos de un chikan (nombre que reciben estos acosadores) en el tren y quieren advertirles. La mejor manera de no causar problemas es decir: 'la mujer frente a ti parece molesta, ¿por qué no te alejas un poco?'; explicaba a través de la red social.

 

El propio usuario explica que ha utilizado dicha táctica en numerosas ocasiones y siempre logrando un éxito rotundo. Además, uncle_from_hell también cuenta que en caso de que la persona no decida retirarse de la chica, éste terminará pareciendo un chikan culpable, independientemente de si realmente lo es o no. Se trata de una táctica simple, pero efectiva y que según el hombre funciona mejor en aquellas personas de las que no estás 100% seguro sean, o no, un chikan

Con más de 100K Favs y superada la barrera de los 65K el mensaje del usuario se ha hecho viral, siendo de gran ayuda para muchas personas que viven en Japón. ‘Sólo tienes que recordar esta frase: ‘Anata no mae no oneesan, meiwaku sou dakara sukoshi hanarete agetara?’’; añade y cuya traducción es la anteriormente citada (La mujer frente a ti parece molesta, ¿por qué no te alejas un poco?). Es alentador como la sociedad japonesa y especialmente los hombres se preocupan por detener el acoso en el transporte público nipón.