Los gatos son uno de los emblemas de Japón. El país nipón considera a estos felinos como prácticamente una deidad, y no es un misterio que es el animal de compañía preferido en Japón. Nombrar a un gato en occidente requiere un tiempecillo para pensárselo, pero parece que en Japón tienen un nombre que prácticamente define al animal, presente cada día en más hogares. Se trata de “tsundere”, la palabra que utilizan para definir la pura esencia felina.

Si estudiamos la etimología de la palabra nos damos cuenta de que “tsundere” es una combinación de dos palabras japonesas. Por un lado está “tsuntsun” que vendría a significar algo así como “distante y arisco”. En el otro lado de la balanza está “deredere”, que por supuesto significa todo lo contrario, “cariñoso y afectuoso”.

Una mezcla de carácteres

Estos dos términos fusionados vendrían a definir el cliché que siempre se cumple en las actitudes de los gatos. Puede ser que tu gato sea como un peluche amoroso, arisco como un cactus o una mezcla entre ambos, pero eso es lo que les hace especiales. Esa es la razón por la que los japoneses escogen este peculiar término para catalogar a los gatos.

Localizador para gatos | Weenect

Este peculiar análisis proviene de un estudio psicológico, que ha sacado la conclusión de que los japoneses son unos de los dueños más responsables y afectuosos del mundo: "Existe un arrendamiento extremadamente fuerte para que el código de conducta personal de los japoneses se oriente a otras personas en lugar de a ellos mismos. Entonces, incluso en su relación con sus mascotas, los japoneses están felices de poner las necesidades de su gato antes que las suyas y actuar en consecuencia”.