Si te gusta el manga, el anime o los videojuegos en general, entonces seguro que has tenido en mente en algún momento visitar el país del sol naciente. Se trata de un país con grandes ciudades como Tokio, Osaka o Kioto que son perfectas para los fans de este entretenimiento, pero en general todo el país oculta destinos turísticos fantásticos para visitar. ¿Lo mejor? Japón es uno de los países más seguros del mundo, así que puedes viajar con toda la confianza.

La ciudades niponas se encuentran en la lista de las más seguras del mundo. Una reciente clasificación de The Economist consideró que Tokio era la ciudad más segura del mundo, seguida de Singapur y Osaka en tercer lugar. Dos de las ciudades niponas en el TOP 10 es un gran reflejo del país, en un estudio que puntúa más de 60 ciudades del mundo por varias categorías.

Las categorías son: seguridad personal (relacionada con el crimen y la violencia), seguridad de infraestructuras (seguridad de las redes de transporte y los estándares de construcción de edificios), seguridad de la salud (políticas de salud pública y acceso a tratamiento médico), seguridad digital (medidas contra la delincuencia online) y la resiliencia urbana (preparación para desastres naturales). Tras el análisis de 60 núcleos urbanos de todo el mundo, Tokio fue la ganadora.

Japón es el país con menos índices de criminalidad

Castillo de Osaka | Pixabay

Las Naciones Unidas han estudiado muchas veces la poca delincuencia de Japón y han llegado a ciertas conclusiones, al margen del comportamiento mismo de la sociedad nipona. Cualquiera que conoce Japón sabe que la sociedad del país es muy comunitaria, en este sentido las personas intentan sumar a la comunidad más cercana que los rodea, en lugar de restar. Por este mismo motivo incluso se organizan para limpiar sus propio barrios, ayudar al vecino en lo que sea y en general ser muy serviciales con las personas que los rodean.

Hay, por tanto, una concienciación cultural muy marcada para sumar en la comunidad y no restar. Palabras como la honestidad o el honor familiar, el no deshonrar a las personas que los rodean y a su familia, siguen siendo algo muy importante en su cultura. Es por este motivo, por ejemplo, que cuando una persona no se considera ya útil o digna de su familia, puede incluso quitarse la vida -muchos de los suicidios en Japón son de personas de avanzada edad que dejan de ser independientes-.

Naciones Unidas también indica que es una sociedad estable y próspera, lo que siempre es importante para tener unos valores de criminalidad bajos. También ayudan unos niveles muy bajos de posesión de armas (1 por cada 175 hogares), la alta eficacia de su sistema judicial, bajos niveles de pobreza con respecto a otros países desarrollados y su política de no violencia desde la Segunda Guerra Mundial.

Además, el crimen organizado está actualmente de capa caída, siendo su porcentaje muy inferior a décadas pasadas. En la actualidad el perfil del criminal japonés es a menudo una persona socialmente aislada, generalmente con problemas mentales.