Neox Games » Cultura Gamer

LUGAR PECULIAR

La estación de tren más particular: ¿por qué hay fruta colgada del techo?

Para visitar este lugar tenemos que poner rumbo a la estación de Nakanojo en la prefectura de Gunma.

Estación japonesa

Pixabay Estación japonesa

Está claro que Japón es un país con una cultura muy diferente y algunas de sus tradiciones pueden parecernos realmente extrañas. Sin embargo es un país fantástico en donde visitar decenas de lugares peculiares, incluyendo uno que aparentemente debía de ser muy normal, pero que durante unos días se convierte en un sitio único debido precisamente a una de estas peculiares tradiciones. Hablamos concretamente del andén de una estación de tren, uno de los miles que se pueden encontrar en la extensa red ferroviaria que transcurre a lo largo y ancho de las islas niponas.

Para visitar este lugar tenemos que poner rumbo (imaginario al menos por el momento) a la estación de Nakanojo en la prefectura de Gunma, justo en el centro de la isla más grande del archipiélago. Si alguien visitaba esta pequeña estación de tren durante los últimos días podían ver cientos de elementos naranjas colgados del techo. No era decoración navideña, como algunos podrían pensar, en realidad era cientos de trozos de caqui.

 

La tradición en esta estación manda que durante estas fechas cientos o incluso miles de "caquis secos" se cuelguen del techo. Allí son conocidos como hoshigaki. En realidad es una forma tradicional de conservar la fruta pelando y suspendiéndola en el aire. Los caquis se cuelgan en el tejado y se vuelven de un color naranja muy intenso, que además hacen juego con los trenes de la línea JR Agatsuma que llegan a la estación.

Los hoshigaki son un evento anual en la estación de Nakanojo, realizándose generalmente después del festival de otoño, incluso en un año atípico como el actual. Eso sí, por norma general el festival se celebra en comunidad, colaborando los ciudadanos de la ciudad. En esta ocasión fueron funcionarios de la ciudad los que pelaron los caquis, preparando unas 1200 piezas de fruta, 50 de las cuales provienen de un árbol que crece en los terrenos de la citada estación.

 

Solo estarán en exhibición hasta finales de diciembre antes de que presumiblemente sean comidos por la comunidad, si bien es cierto que este año probablemente las circunstancias eviten que los ciudadanos se den un festín de fruta. La estación de Nakanojo es famosa en la zona por celebrar también otras festividades, con muñecas tradicionales en febrero y campanillas de viento en verano. Unas campanillas que suenan así de bien: