Si has visitado el país del sol naciente, por tu afición a los videojuegos, al manga/anime o simplemente porque te gusta el país, habrás notado que las calles están súper limpias y que todo el mundo cumple con sus obligaciones para con los residuos de forma impecable. Recogen toda la porquería en zonas públicas y suelen separar los desechos para reciclar.

En Japón existen muchas papeleras, aunque generalmente están ocultas cerca de´máquinas expendedoras y otros puestos de comida, y la gran mayoría están preparadas para el reciclaje. Sin embargo, quizás te has fijado en que un tipo de papelera para latas y botellas, aunque indica claramente la división de envases, dentro sólo tienen una bolsa en la que se junta toda la basura. ¿Por qué motivo entonces separar las latas de las botellas?

Si en tu visita a Japón no has podido pasar este detalle por alto, empresas de refrescos niponas como Asahi han dado una explicación: se diseñan con esta forma para recordar a las personas la necesidad de reciclar, aunque realmente dentro de la papelera sólo hay una bolsa de recogida. Se trata de un diseño que intenta educar a las personas, mantener el deber de reciclaje incluso cuando la papelera no está preparado para ello, pero de esta forma se educa a la sociedad.

 

DyDo, otra marca japonesa de refrescos en lata y botellas, también explica un segundo motivo. En los últimos años existen un montón de tazas y latas diferentes en las máquinas expendedoras y algunas de ellas puede llegar a atascar alguno de los agujeros de las papeleras. Si hay dos aberturas, incluso con un agujero tapado, la gente aún puede usar la otra para tirar sus latas y botellas. Algo que no explica el porqué cada agujero indica un tipo de envase si finalmente todo va a la misma bolsa de recogida.

Si vas a Japón y ves estas curiosas papeleras, intenta reciclar e introducir las latas y las botellas por su propia abertura, aunque sepas que todo termina en la misma bolsa…