Si disfrutas de ramas del entretenimiento japonés como los videojuegos, el manga o el anime, entonces seguro que sin duda eres también un aficionado o aficionada a otras obras de arte como el dibujo o la pintura. Si este es el caso, quizás quieras visitar un local recientemente abierto en el país del sol naciente -perteneciente a una licencia de cafeterías disponibles en otros países asiáticos- en donde nada es lo que parece y el dibujo es el principal protagonista.

Como sabrás, Japón tiene alguna de las cafeterías temáticas más peculiares del mundo. En algunas de ellas puedes tomar un café junto a gatitos, conejos, serpientes e incluso pingüinos. Otras están decoradas y tienen comida basada en la licencia anime o de videojuegos, mientras que otras ofrecen algo curioso y peculiar como es el caso que nos ocupa: este es el 2D Cafe de Tokio. Como decimos, no es un local único y ya pudo verse en otros países asiáticos.

Pero el 2D Cafe del barrio Shin Okubo de Tokio ha sido todo un éxito en lo que a marketing y redes sociales se refiere. Este restaurante logra convertir un ambiente real en tres dimensiones en un dibujo en blanco y negro en 2D. Y lo hace con una idea fantástica que mezcla el arte del dibujo más sencillo con una decoración diseñada al milímetro. Una imagen vale más que mil palabras; así se ve el 2D Cafe:

 

¿Cómo lo consiguen? Por supuesto todo el fondo y elemento decorativo del restaurante está creado en tonos blancos y líneas negras desiguales, como si estuvieran creados a mano alzada. Pero este mismo patrón lo cumplen las sillas, las mesas, las lámparas, incluso el suelo... Es la imperfección de las líneas lo que nos hace pensar que realmente estamos en un dibujo hecho en un papel. Lo único que se escapa a este patrón de dibujo es la comida, la cual resalta en las mesas "de papel" con una pinta muy apetecible.

El local combina objetos 3D con objetos 2D, por ejemplo las cortinas y las flores son sólo dibujos, pero el cerebro casi se engaña por completo y no diferencia realmente qué es real y qué no es real. Dentro los comensales tienen una gran variedad de tés, cafés, zumos y postres helados, perfectos para una parada turística en el país del sol naciente.