Nos acercamos a la ansiada Nochevieja y, por supuesto, a la celebración de Año Nuevo que habitualmente realizamos con la familia. Pero sabemos que el cambio de año se celebra de forma muy diferente en todo el mundo y esta vez queremos hablaros de las peculiaridades de esta fiesta en Japón. Lo primero es recordar que la Navidad está reservada a las parejas y a los amigos, pero el Año Nuevo es una celebración que dura varios días y que se pasa en familia.

Dura en torno a tres días y las familias se reúnen para disfrutar del ambiente todos juntos y, además de comer comida típica de estas fiestas. Los japoneses se preparan para recibir el dios del Año Nuevo, llamado Toshigami-sama. Tradicionalmente los habitantes japoneses pasaban toda la Nochevieja despiertos para, con la primera luz del día, dar la bienvenida a Toshigami-sama.

También realizan una limpieza (Ōsōji) espiritual de sus viviendas. Según la tradición, la limpieza debe comenzar el 13 de diciembre, aunque en la actualidad esto no se cumple demasiado. Debe concluir, como tarde, el 31 antes de la noche. Esta limpieza acaba con las impurezas de los 365 días del año. Tras la limpieza del hogar se colocan en las puertas de entrada los kadomatsu, adornos tradicionales para recibir a los espíritus ancestrales o kamis de la cosecha. No se quitarán hasta el 7 de enero.

La limpieza y la preparación para el Año Nuevo concluyen con 108 campanadas. Ni una más ni una menos: los templos budistas de todo el país realizan 108 campanadas para anunciar la llegada del nuevo año y limpian a los humanos de los 108 deseos mundanos del budismo. Esta es una tradición denominada joyano kane. 107 campanadas suenan durante el año que termina y sólo 1 de las campanadas suena cuando ya ha comenzado el año nuevo.

En cuanto a la comida, en Nochevieja se toma el toshikoshi-soba ("soba de fin de año"), una tradición en la que se toman fideos soba al final del Ōmisoka (31 de diciembre). En el Año Nuevo japonés sólo es festivo el día 1, pero las empresas son permisivas y dan unos cuantos días más de vacaciones por norma general.

Tablillas Ema | Japón

Suelen verse muchos kimonos durante la celebración de Año Nuevo, una celebración conocida como matsuno uchi y que dura varios días -generalmente desde el 1 de enero hasta el 7 de enero-. En estas fechas se realizan varios festejos. Por ejemplo, lo primero que hacen los nipones en el Año Nuevo es visitar los templos budistas o sintoístas, denominado hatsumōde. Se le da las gracias a los dioses y se pide por unos 12 meses de tranquilidad y prosperidad. Muchos compran las llamadas tablillas ema para escribir sus deseos y peticiones.

El 2 de enero muchos ciudadanos acuden al Palacio Imperial, en donde los miembros de la realeza saludan desde el balcón. Durante estas fechas los establecimientos venden las fukubukuro o bolsas de la suerte. La gente no sabe lo que tienen las bolsas, pero sí conocen que son productos valorados en mayor precio de lo que se paga, así que son muy populares.

La comida tradicional del Año Nuevo se denomina osechi, que generalmente son alimentos que se conservan un par de días. Los osechi son reconocibles mediante sus envoltorios denominados jūbako, que se asemejan a las cajas bentō. Estas comidas están divididas en una gran cantidad de bocados de alimentos diferentes, cada uno con un significado. La celebración concluye con el Nanakusa-no-sekku o Festival de las Siete Hierbas. Ocurre el 7 de enero, y es tradicional comer kayu con siete hierbas. El kayu son unas gachas de arroz, pero en esta ocasión se comen con siete tipos de verduras.