Neox Games » Noticias » Actualidad

CONTRATO DE LA GRAN N

Una filtración revela que Nintendo exige a sus socios no colaborar con la yakuza

Unos documentos permiten conocer algunas cláusulas de moralidad de Nintendo, y los términos prohíben a sus socios tener algún tipo de relación con las fuerzas antisociales.

Publicidad

Japón es popularmente conocido alrededor de todo el mundo por ser uno de los países más avanzados tecnológicamente y uno de los destinos turísticos más seguros del planeta. Además, la diferencia cultural hace que sea un lugar muy interesante y que nos sintamos atraídos por saber mucho más acerca de su historia. Por si esto fuera poco, es la cuna de grandes compañías tales como PlayStation, Nintendo, Konami, Capcom o SEGA.

Es bien sabido que el país del sol naciente tiene su propia mafia. Y a pesar de que la yakuza es hoy en día un problema mucho menor en Japón en comparación a hace más de tres décadas, todavía sigue existiendo y Nintendo no quiere verse involucrado con este tipo de crímenes organizados. Sí, has leído bien: la gran N prohíbe a sus socios trabajar con la yakuza.

A la hora de entrar a trabajar en una entidad tan grande y con una imagen tan brillante como Nintendo, es normal que la compañía exija ciertas cláusulas de moralidad. Estos términos privan a los empleados o socios actuar de una manera que la empresa considere inapropiada y que pueda dañar su reputación o producto. Es por ello que en uno de los párrafos de los contratos de la Gran N se pide a las desarrolladoras no tener ningún tipo de relación con las “Fuerzas Antisociales”.

Todo esto ha salido a la luz después de que se filtraran una serie de documentos proporcionados durante el juicio de Epic Games contra Apple, y una de las copias tiene el privilegio de ser un contrato de publicación de Nintendo con algunas grandes compañías. Aunque gran parte del texto está censurado por líneas negras, podemos leer un pequeño fragmento del acuerdo que utilizan los padres de Super Mario con sus editoras.

 

Tal y como se puede leer a través de las distintas líneas del contrato, Nintendo pide que “cualquiera de sus empleados, directores o funcionarios no son ni serán una fuerza antisocial; y no dar beneficios monetarios ni ningún otro favor a la yakuza”. Además de decir de forma explícita no colaborar con la mafia japonesa, también prohíben “demandas violentas, irrazonables y usar amenazas en las transacciones o interferir con el negocio de las Entidades de Nintendo difundiendo rumores falsos, usando fraudes o cualquier otro acto equivalente a la violencia”.

Publicidad