ANÁLISIS

ANÁLISIS

Epic Mickey 2: El retorno de dos héroes

Oswald y Mickey Mouse vuelven a juntarse para salvar la tierra del Páramo de su destrucción en la secuela de Epic Mickey.

El incombustible Mickey Mouse vuelve a aparecer en videoconsolas. Esta vez, y algo tarde, le ha tocado el turno a PSVita, la única que estas navidades no recibió en su catálogo un juego de la serie Epic Mickey (hay que recordar que Nintendo 3DS no tuvo El Poder de dos héroes, pero sí el arcade de plataformas en 2D titulado Mundo Misterioso).

El juego que hoy tenemos en nuestras manos es una conversión directa del juego que salió para PlayStation 3, Xbox 360, Wii y Wii U. En él, Oswald tiene que volver a contar con la ayuda de Mickey para salvar la tierra del Paramo de una serie de catástrofes naturales que amenazan su misma existencia.

Mickey, con la ayuda de Oswald, que en esta ocasión es controlable y favorece al modo cooperativo, tendrá que solucionar el problema para averiguar qué se esconde detrás de los terremotos.

El juego continúa teniendo todos los puntos positivos, tanto del original, como de toda la serie: un diseño cuidado, lleno de amor por un producto destinado al público infantil que puede llegar a fascinar a más de un adulto; una extensísima colección de guiños, homenajes y bonitos piropos a toda la historia de los estudios Disney, lo que puede agradar a más de un fanático de la animación; y unos personajes carismáticos, agradables, majos y que agrada controlar o con los que apetece jugar.

Un título fallido pero que cuenta con mucho encanto y destaca en el escaso catálogo de PSVita

En el lado negativo, lo que más pesa: el juego no acaba de cuajar, la historia no es interesante, los números musicales son horribles y el propio diseño se hace un poco espeso.

Como vemos, el juego no es cien por cien redondo. No lo era en su momento, y sigue sin serlo. Tiene muchísimo encanto, y cientos de ideas que rozan la genialidad (la misma idea de resolver puzles borrando o pintando el escenario sigue siendo lo mejor, así como la de hacer que los enemigos se vuelvan buenos o sigan malos con la pintura y el disolvente, siguen siendo geniales)… La adaptación a la pantalla táctil de Vita, también está muy bien resulta. Es una buena idea más, que nos permite jugar como lo haríamos en PlayStation 3, utilizando los sticks para apuntar, o podremos pulsar directamente la pantalla para borrar o dibujar elementos.

Sin embargo, como decimos, todas esas ideas, quedan un poco desdibujadas con un proyecto que, lamentablemente, le quedó algo grande al inmenso genio de Warren Spector.

Aún así, insistimos, el juego tiene muchísimo encanto y, más que probablemente, sea uno de los títulos más interesantes del escaso catálogo de Vita, lo que no está de más darle una pequeña oportunidad.

 

Víctor Sánchez | Madrid | 15/07/2013

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.