A Mario lo hemos visto sin su emblemático bigote, gorra e incluso desnudo. Sí, has leído bien. El fontanero de Nintendo tiene una historia que no todos conocer y en la que podemos verlo como Dios lo trajo al mundo, como dice el refrán. Por suerte se trata de un acontecimiento acaecido hace muchos años y que no ha vuelto a repetirse.

Tenemos que remontarnos hasta nada más y nada menos que 1988, año en el que se publicaba el manga japonés basado en Super Mario. Cada uno de los tomos cubría varios de los juegos más populares de la saga por aquel entonces en una colección que se alargó hasta 1998.

El primer tomo del manga estaba basado en el clásico Super Mario Land. Este tipo de tomos eran una opción ideal si queríamos ampliar la historia detrás de cada videojuego e incluso conocer a nuevos personajes. Con lo que muchos no esperaban encontrarse es con ver a Super Mario en paños menores.

 

En una de las escenas podemos ver como el fontanero decide retirar sus pantalones al ser mordido por una especie de pez. La reacción de Peach, y que en ese momento estaba dentro de un robot, no tiene desperdicio. Desde entonces, jamás hemos vuelto a ver el pene de Mario en cualquier tipo de merchandising oficial, siendo Nintendo muy restrictiva con cualquier contenido referente a series y comics del personaje.