Análisis

Análisis

Rayman 3D

El Rayman de toda la vida se apunta a la consola más moderna. Te contamos cómo es el resultado de esta mezcla.

Hay veces en las que los viejos tiempos no deberían volver. Regresar al pasado puede tener efectos desagradables en nuestras mentes, haciéndonos ver que cosas que amábamos terminan por resultar insoportables clichés pasados de rosca, o cosas ingenuas que sólo pudieron atraernos por nuestra ingenuidad o falta de experiencia.

Aunque, esa misma experiencia, ese tiempo adquiriendo conocimientos puede jugarnos una mala pasada. Y este es el caso que aquí nos trae.

Cuando Rayman 2 salió a la venta hace ya doce años era un juego de plataformas que, si bien destilaba buenas intenciones, era uno más entre Marios y demás criaturas saltarinas.

Años después, todos hemos olvidado al Rayman de aquellos días, perdiéndonos entre Rabbids y otras criaturas. El original personaje sin brazos quedó diluido para siempre entre series y sub sagas. Y, pese a que Rayman 2 puede ser el juego que ha salido para más plataformas de la historia de la humanidad, ya casi nos habíamos acostumbrado a todos sus puntos positivos. Rayman 2, tanto en Dreamcast, como Nintendo 64, Playstation 2 y, posteriormente en DS y luego en plataformas móviles era un juego más. Bueno en su momento tuvo su reconocimiento, pero hubiese sido olvidado si no lo hubiesen relanzado tantas veces en el transcurso de este tiempo.

Rayman sigue siendo sorprendente después de tantos años

Sin embargo, el hecho de que haya salido en el lanzamiento de Nintendo 3DS ha conseguido que le echemos un nuevo vistazo, al quedar tan a la vista dentro de un, todavía no demasiado cargado catálogo.Lo que hemos descubierto, o más bien re-descubierto, ha sido bastante gratificante. Sin tener en cuenta el aspecto 3D de este nuevo título, ya que en este juego casi hasta se podría decir que sobran las 3 dimensiones, sin aportar mejoras en las perspectiva o en la colocación de los personajes, el juego sigue siendo sorprendente.

Nos encontramos con un juego que está perfectamente tejido, pese a su linealidad, pese a ser antiguo, pese a no haber sido construido sobre unos cimientos complejos.

Los puzzles son sencillos, pero no tan guiados como los que encontramos en títulos similares actuales

Es un juego de plataformas, un juego supuestamente enfocado al disfrute de toda la familia, sin importar la edad que posea el jugador. Y, pese a todo ello, no te está llamando tonto o torpe como parece que te llaman los juegos actuales de este género. Es un título que te hace pensar, que te hace investigar y que te lleva a que te pierdas buscando las claves para proseguir. Un juego que no marca el camino, que sin ser arduo y pesado, tampoco es absurdamente fácil. No es un don exclusivo de Rayman 2, un atributo que Michel Ancell le dio a una de sus obras maestras. No, es lo que nos encontrábamos en aquellos finales de los 90. Los videojuegos eran así, y Rayman 2 no fue el mejor juego de aquellos años. Pero sí uno de los que supo perfectamente cumplir con todo lo que se esperaba en aquellos tiempos de un título de plataformas. Es un juego de notable que, si se lanzase hoy, nuevo, con todos los atributos positivos de nuestra época, seguramente dejaría a más de uno con la boca abierta. Porque, volviendo al principio del texto, en los últimos diez años hemos avanzado en muchos aspectos. Pero, gradualmente, sin que nos enteremos, hemos perdido mucho en otros. Asusta que juegos como Rayman 2 nos parezcan tan modernos en muchos aspectos. Da miedo pensar que hace diez años muchos aspectos estaban bien cuidados y que, en lugar de seguir por el buen camino, fuimos dando pasitos hacia atrás.

Al menos, siempre podremos seguir jugando a juegos como éste, para pensar que todo fue siempre igual y que las malas idea y los tutoriales guiados de los juegos jamás existieron.

Defcon Play | Madrid | 25/03/2011

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.