Super Mario es sin lugar a dudas uno de los personajes más importantes de la industria del videojuego, tal vez el que más, formando ya parte de la cultura pop. Lo hemos conocido tratando de rescartar a la princesa en los títulos de la saga principal. También nos hemos embarcado en alocadas carreras subidos a un kart, participando en emocionantes torneos de tenis e incluso peleando con nuestros amigos en Mario Party y sus desternillantes pruebas.

Podríamos decir que hemos visto a Mario en todos los géneros de la industria, menos en uno: los shooters. Gracias a un usuario ahora ya no podremos decir lo mismo pues ha adaptado la franquicia a este popular estilo de una manera única sin pasar por alto la esencia que caracteriza la IP.

Todo comienza cuando Mapcore, una conocida comunidad de desarrolladores propuso un reto: adaptar el primer nivel de Counter Strike 1.6, Super Mario Bros o Unreal Tournament utilizando el engine (o motor) que ellos prefirieran. La veterana comunidad, y que lleva en activo desde finales de los 90 en la era de Half-Life, no tardó en recibir respuestas.

 

La más espectacular sin lugar a dudas es la que pertenece a Sean Noonan, un desarrollador que ya trabajó en títulos como Watch Dogs o Star Citizen y actualmente se encuentra inmerso en Gears Tactics. Noonan ha presentado nada más y nada menos que una versión del mundo 1:1 de Super Mario pero bajo el género shooter.

El resultado salta a la vista que es imponente. No sólo en lo visual, sino también en emplear mecánicas como el disparo para destrozar los cubos y acceder a las bonificaciones. Sorprende lo bien que ha adaptado el emblemático escenario de NES al 3D y la perspectiva subjetiva. “No me lo pensé, quería hacer el mundo 1:1 como un shoter en primera persona. Empecé con el modelo de shooter y comencé a trabajar con el estilo artístico. Me centré en emular Super Mario 3D Land, adoro el colorido que tiene”; destacaba el desarrollador a través de Twitter. Sean además ya ha adelantado que será él quien ponga el siguiente reto al grupo de desarrolladores. ¿Con qué se atreverá?