Por el momento la consola sólo ha sido oficialmente confirmada pero no hemos visto nada sobre ella, y los primeros detalles ofrecidos por Sony son básicos en cuanto al hardware que se utilizará para ella, pero sí que los desarrolladores han visto o conocido detalles interesantes que afectarán directamente a su trabajo con PlayStation 5. Además de ser mucho más potente que las consolas actuales, la nueva consola de Sony permitirá hacer videojuegos de forma mucho más rápida.

Las actuales consolas del mercado, como PS4 y Xbox One, cuentan con algunas limitaciones que hacen el proceso de desarrollar videojuegos algo más tosco y lento. Estas restricciones no las veremos en PS5 gracias a su CPU, al menos así lo afirma Tim Ash de BoxFrog Games en una reciente entrevista. Sobre el procesador de la máquina aclara que sin duda "será un gran paso adelante".

PlayStation 5 | Pixabay

Recordemos que está previsto que PS5 utilice un procesador de arquitectura Zen 2 de AMD de 7 nanómetros, tecnología que no llegará al mercado hasta el 7 de julio de 2019, por lo que la máquina de Sony llegará al mercado con tecnología muy actual, al contrario que sucedió en anteriores consolas. Es este procesador el que dará una notable ventaja a los desarrolladores: "elimina las restricciones del número de cálculos que podemos hacer sobre la marcha".

El poder de procesamiento extra, según este desarrollador, "reduce mucho el tiempo de desarrollo ya que se necesita dedicar menos tiempo a la optimización". Por el momento la fecha de lanzamiento de PS5 sigue siendo un misterio, aunque los rumores apuntan a un lanzamiento a finales de 2020 o principios de 2021.