Esta semana se desvelaron las características técnicas de la nueva PlayStation 5. Junto con los detalles del soporte de la compatibilidad con versiones anteriores, ya que contará con la ventaja de ser compatible con casi toda la mayoría de juegos de PS4. Además de esta afinidad, los juegos de PS4 se ejecutarán en la nueva PS5 con una frecuencia aumentada, lo que se traduce en una velocidad más alta y posiblemente en una resolución mayor.

Sin embargo, esto no acaba aquí, ya que lo que ha sorprendido en mayor medida y está garantizado por Mark Cerny, diseñador de Sony, es el SSD de la nueva PlayStation 5. Uno de los grandes beneficios será la eliminación de los tiempos de carga en los juegos; pero este no es el único. También se trabaja para lograr un menor tiempo de instalación de parches (en la generación actual de consolas los parches son gigantescos y tardan muchas horas en descargarse).

PlayStation 5 logo | Sony

Mark Cerny, en la presentación de la nueva PS5, prometió tiempos de instalación de parches en un menor tiempo. Aclaraba el diseñador principal de la consola que "no habrá necesidad de crear archivos nuevos con los cambios incorporados en ellos". Esto significa que la instalación de parches será diferente a como la conocemos hoy en día, ya que aumentará su facilidad.

Por otra parte, el nuevo SSD no solo significa que la descarga de los parches será más fácil, sino que también se verá reflejado en sus tamaños. Habrá menos replicación de datos, ya que el SSD facilitará la transmisión rápida en el videojuego. Hasta el momento esta ha sido la gran promesa que ha realizado Mark Cerny sobre la nueva PlayStation 5.