Los precios de videojuegos de lanzamiento se llevan manteniendo más o menos invariables desde hace al menos dos décadas; 60 euros/dólares es la cifra mágica que las editoras no se han atrevido a superar. Sin embargo la realidad es que con cada nueva generación, los costes de desarrollo de duplican, y aunque cada vez hay más jugadores en todo el mundo comprando novedades, el riesgo si un juego no funciona se multiplica.

La situación parece que no va a seguir así y es más que probable que en 2020 veamos una subida de precios. En los últimos años hemos visto cómo Nintendo aprovechaba el lanzamiento de Switch para actualizar hacia arriba el precio de sus novedades y ahora, con la llegada de PS5 y Xbox Series X, parece que veremos un movimiento igual.

 

Corey Barlog, director del exitoso God of War para PlayStation 4, ha intercambiado opiniones en Twitter con un jugador, que aseguraba que en esta nueva generación no pasará por el aro. Ante la queja del usuario, Barlog ha explicado que prefiere un incremento inicial del precio de los juegos “al infierno lleno de microtransacciones siempre activas en el que se han convertido algunos juegos”.

Aunque se trate de un profesional de la industria, la posición del director de God of War es entendible: subida de precio a cambio de menos micropagos. Sin embargo, la pregunta que alguien tendrá que contestar es la siguiente: ¿quién evitará que las compañías que más beneficios consiguen con las microtransacciones las sigan incluyendo a pesar de subir el precio de los juegos a 70€?