Análisis:

Análisis:

Killzone 3

Os mostramos nuestra opinión sobre la última gran superproducción para Playstation 3.

Los ISA y los Helghast siguen su trifulca futurista. Los buenos, con su aspecto de marines aliados y pacificadores continúan sufriendo tras el desenlace de Killzone 2. Los villanos de los Helghast, medio bolcheviques, medio nacionalsocialistas, sufren, sufren y, sobre todo, rabian de lo lindo.

El desenlace de esta batalla está a la vista. Y gracias a Killzone 3 podremos ser testigos de primera de una guerra que apuesta por la artillería pesada, por la acción embotellada y por el más puro espectáculo audiovisual.

Antes de proseguir este análisis, es importante señalar que hemos probado el juego al máximo de sus posibilidades. Lo hemos jugado en un monitor en 2D, en uno en 3D, lo hemos probado con un mando Dualshock y con Playstation Move. Y pese a que en todos los casos nos encontramos con un gran título, y pese a lo que digan otros analistas de videojuegos, nos quedamos con la combinación PSMove con 3D, sobre todo si se dispone del periférico con forma de metralleta como el que Sony ha lanzado con el juego, para que la integración de Move sea, si cabe, mucho más acertada.

En general, Killzone 3 no ofrece demasiada novedad, en lo que a la jugabilidad se refiere, respecto a sus antecesores. Sobre todo, respecto a Killzone 2, que ya permitía la posibilidad de salto, Killzone 3 es demasiado parecido. Por supuesto, el juego ha depurado un poco el control. También se ha tocado el modo online, en busca de mayor aceptación en este sentido respecto a la anterior entrega. Algo que, por cierto, de momento no se está consiguiendo de forma unánime. Tal vez sea por la búsqueda de venta de nuevos mapas al más puro estilo Call of Duty, o tal vez porque el nuevo modo cooperativo no resulte tan atractivo para todo el mundo, las opiniones están bastante encontradas.

El juego es un terremoto audiovisual, por encima que la gran mayoría de películas que se estrenan en cines compatibles con el estándar Real3D

Por supuesto, sin entrar en disputas, el juego técnicamente es impecable. En el apartado gráfico nos encontramos un juego bien resuelto, con retazos de preciosismo en los diseños, en los fondos, en los decorados… En muchas ocasiones, incluso, el juego es visualmente demasiado pretencioso o recargado. Si hay una palabra que define perfectamente a Killzone 3 es “excesivo”.  En todo momento veremos partículas flotando en el aire, atardeceres de postal, cientos de elementos introducidos para abrir la boca. Aunque, en algunas ocasiones, resultarán, algo cargantes. Por supuesto, muchos de estos elementos están pensados para ser vistos en un televisor compatible con las 3D. En este caso, el juego es un torbellino de luz y color realmente impresionante. Sobre todo en algunos pasajes, como en el que te metes dentro de un tanque bípedo, el juego con la opción de las 3D es francamente espectacular. Mientras disparas a cientos de enemigos con la ametralladora o el lanzamisiles, con la refracción del cristal de protección delante de tus ojos… En esos momentos en los que realmente notas el peso del vehículo que estás conduciendo, en los que las tres dimensiones se mueven a demasiados niveles y en los que ves hasta que punto puede llegar la acción de Killzone 3 es cuando más te olvidas de si el control no es tan efectivo como algunos piensan que debía ser. Ahí es cuando te importa un bledo si el juego no obtiene en 3D toda la resolución de otros títulos. Ahí es cuando darías tu vida por tener otro par de gafas estereoscópicas de repuesto por si, por alguna casualidad, te quedases sin batería en las tuyas. El juego es un terremoto audiovisual, por encima que la gran mayoría de películas que se estrenan en cines compatibles con el estándar Real3D y marca un camino a seguir por el resto de compañías que quieran trabajar en este nuevo campo. Después de algunos pequeños “pluffs” en lo que a juegos en 3D s refiere, como Enslaved o, sobre todo, los recopilatorios de Sly o Prince of Persia, Killzone 3 sí hace justificable jugar en un televisor compatible 3D.

El juego es un torbellino de luz y color realmente impresionante

Por supesto, Killzone 3 tampoco está nada mal sin 3D. Pero, digamos, no es tan diferente a otros tantos juegos del mismo género. Su diseño de producción puede estar más trabajado, la historia puede estar mejor o peor contada y, como decimos, su modo online puede contar con más aciertos o menos respecto a otros juegos similares.… Sin embargo, en 3D, y esto es algo que ni siquiera Call of Duty: Black Ops llegó a conseguir, el juego ofrece una experiencia completamente absorbente.

Por supuesto, no es la experiencia definitiva. El camino que queda por recorrer es muy largo  está lleno de grandes esperanzas para este tecnología. Sin ir más lejos, en breve tendremos un Crysis 2 con gráficos estereoscópicos más avanzados. Pero, y esto es muy importante, por fin se justifica la compra de uno de estos televisores. Que, hasta la fecha, era un invento para tontos con demasiado dinero en el bolsillo. Ahora sólo es más o menos lo mismo, pero al menos los tontos pueden matar Helghast.

Víctor Sánchez | Madrid | 06/03/2011

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.