Gracias a factores como el reducido tiempo de respuesta o nitidez, son cada vez más los jugadores que se decantan por un monitor como pantalla para su consola. En el mercado cuentan con un amplísimo abanico de modelos y precios. Algunos de ellos están pensados tanto para el campo de los eSports como para disfrutar de los videojuegos de manera casual. Más allá de paneles TN o IPS, milisegundos o el añadido de HDR, ¿sabes realmente si estás utilizando el monitor a la distancia recomendada?

Existen varios métodos para evitar la fatiga visual frente a un monitor, aunque el más importante a tener en cuenta es la distancia. Ya sea para jugar o trabajar, deberás saber que es recomendable usar una distancia superior a 40 centímetros. Entre unos 60 o 75 centímetros tenemos más que suficiente para no perder detalle. Eso sí, ten en cuenta también el tamaño del monitor. Esta regla se aplica en especial para el estándar habitual hoy en día y establecido en 24 pulgadas.

Pero no sólo de la distancia al monitor vive la salud de nuestros ojos. Hay que tener presentes otros factores igual de importantes para evitar la fatiga visual. Uno de ellos pasa por la denominada regla del 20-20-20. Es decir, cada 20 minutos deberemos mirar durante 20 segundos a una distancia superior a 20 pies (6 metros). Un gesto muy sencillo y que nuestros ojos agradecerán.

Monitor | Pixabay

¿Cuántas veces has oído que para jugar a videojuegos debes hacerlo en una habitación bien iluminada? Sabemos que es tentadora la inmersión en ese juego de terror con todas las luces apagadas, pero una opción muy recomendable es encender una pequeña lámpara para el escritorio. Otro de los puntos que suele pasar muy desapercibido para la mayoría es la inclinación de la pantalla. Sin forzar el cuello demasiado deberías de ser capaz de ver con tus ojos todas las zonas de visualización. Ten cuidado con reducir o elevar demasiado la inclinación, pasar demasiado tiempo con esta postura podría transformarse en futuras lesiones para el cuello.