¿Quién no ha jugado en algún momento a torturar a Los Sims? Sí, esa escena en la que metemos a uno de los Sims en la piscina y quitamos la escalera, por ejemplo. Si bien el nivel de tortura se ha visto reducido entrega tras entrega, los personajes de la emblemática franquicia siguen ofreciendo infinidad de curiosas respuestas a muchas de las situaciones que se dan en el videojuego.

Este ha sido el caso de la más reciente entrega de la saga, Los Sims 4 y que con su último DLC, Día de la Colada, hemos podido descubrir un atroz secreto: los Sims pueden morir si no ponen la lavadora. Así lo ha demostrado una usuaria que gracias a este contenido en el que se nos abren múltiples opciones higiénicas para el día a día de los personajes, muchos de ellos acabaron sumidos en el caos más absoluto, con una salud mental destrozada.

Puede que en tu día a día pongas al menos una o dos lavadoras. De no ser así siempre piensas en el fin de semana como el mejor momento para pegar un repaso a toda esa ropa sucia que se acumula en el cesto, ¿verdad? Pero en el caso de los Sims la situación es bien diferente.

Los Sims 4: Día de Colada | Maxis

En el DLC Día de Colada si dejamos por mucho tiempo que ropa sucia se amontone por los rincones de la casa, los Sims comenzarán a dormir, por ejemplo, en la bañera. No sólo eso, sino que se darán situaciones en las que por ejemplo los propios Sims se resbalen a lo largo del hogar tras pisar un calcetín o camiseta que se encuentre en el suelo. Una situación de lo más estrafalaria y que puede ir incluso a más.

Si son varios los días que pasamos sin ordenar a los Sims que pongan la lavadora de turno, éstos dejarán de desobedecer nuestras órdenes, y no sólo eso, sino que sus hábitos alimenticios cambiarán por completo, afectando negativamente a la salud mental de los personajes. En el peor de los casos, cuando la ropa sucia se acumule y llegue a cotas inimaginables, los Sims no podrán salir de la habitación, muriendo solos y rodeados de suciedad. Seguramente la próxima vez te lo pienses antes de dejar pasar por alto poner una lavadora… ya sea en la vida real o en el propio juego.