Análisis

Análisis

Marvel VS. Capcom 3

Capcom vuelve a enfrentarse a Marvel en el juego de lucha más surrealista del mundo.

Hubo un momento, uno muy breve, en el que pareció que los grandes jugos de lucha estaban un poco perdidos en el mercado actual. Las grandes sagas, como Mortal Kombat, Tekken o Dead or Alive no parecían funcionar todo lo bien que unas marcas como las suyas podían llegar a dar de si. Otras sagas, si cabe más grandes, como Street fighter, ni siquiera estaban realmente en el mercado. Parecía como si Capcom hubiese olvidado un poco su gran gloria.

Como decimos, esto duró realmente poco tiempo. Porque, gracias al destino, a Capcom se le ocurrió recuperar a Ryu y compañía lanzando el espectacular Street Fighter IV. Sí, hubo reticencias. Incluso algunos descreídos hicieron ver que pensaban que la tentativa acabaría en desgracia. Pero, como decimos, por suerte para la humanidad, no fue así. Street Fighter fue un exitazo, todo el mundo quiso comprar untando especial arcade, Mortal Kombat anunció su regreso y, tras ella, todas las demás grandes sagas de luga.

Marvel VS. Capcom 3 es un juego surrealista y endiabladamente divertido

Por supuesto, si Street Fighter fue tal éxito, lo fue por el saber hacer de sus creadores, que en seguido se pusieron a pensar en qué otro proyecto podían revitalizar. Como no podía ser de otra forma, la respuesta llegó enseguida: Marvel VS. Capcom. Una tercera entrega que, con os efectos y el estilo visual del día de hoy, recuperase la diversión y el espectáculo del ayer.

Gracias a esta idea hoy tenemos en nuestras manos el mejor juego de lucha de nuestros días. Uno caótico, alocado, absurdo en ocasiones, pero divertido en todo caso, Marvel VS. Capcom 3: Fate of Two Worlds.

La idea es la siguiente: mezclamos a personajes de Capcom con personajes de MArvel y los ponemos a luchar. Las peleas son a tres contendientes. Por lo tanto, para ganar a un combate tienes que tumbar a los 3 personajes del equipo contrario.

En la enorme colección de personajes que nos encontramos en este juego destacan héroes de Marvel como Capitán América, Iron Man, Thor, Hulk, Hulka, Deadpoll, Tormenta… También hay villanos como los centinela, el Dr. Muerte, Magneto, un Super Skrulll. En el apartado Capcom, la cosa se ha anierto mucho. Aparte de personajes del ámbito lucha como Ryu o Chunli, de Street Fighter, también encontramos a personajes de Resident Evil, como Chris Redfield; a Spencer, de Bionic Commando; Arthur, de Ghot’n Goblins; Zero, de Megaman; Amaterasu, de Okami; Dante, de Devil May Cry o Haggar, de Final Fight. Como se puede ver, la mezcolanza, aparte de divertida y original, es completamente caótica.

Tampoco se queda corta en surrealista la interacción de todos estos personajes. Tanto la forma de pelear, como los poderes especiales o, en último lugar, los decorados, son una completa locura. Podrás zurrar a Hulk con Viewtiful Joe en el cementerio en el que comienza Ghost’n Goblins. O podrás zurrar a un centinela utilizando al animado Amaterasu. Todo para llegar al final de las pequeñas campañas, enfrentándote a Galactus, el devorador de mundos, y sus tropas de Silver Surfers que toman los poderes de los héroes más poderosos del mundo.

La locura es uno de los ingredientes principales. Tanto, que en muchas ocasiones, llegarán a doler las manos al intentar realizar todos los complicados y adictivos combos y poderes especiales que se esconden en todos los personajes.

Marvel VS Capcom devuelve todo el buen sabor de la época en la que estos títulos eran los reyes de los salones recreativos. Nos enseña que hubo días en los que un videojuego podía ser sólo divertido y durar tanto como uno quisiera realmente que durasen en nuestras vidas. Y, ya sin filosofía retro, Marvel VS. Capcom 3 es endiabladamente divertido, y con eso ya es más que suficiente.

Víctor Sánchez | Madrid | 01/03/2011

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.