Cuando se publicó Pokémon GO, el mundo pareció paralizarse. Muchos jugadores saltaron a la calle con su teléfono móvil (y la batería portátil muchas veces) a la caza de sus Pokémon favoritos. El juego fue muy sonado y luego parece que el fenómeno desinfló con el tiempo, ¿verdad?. Para nada, Pokémon GO sigue siendo un proyecto millonario que sigue manejando cifras de ingresos despampanantes.

Sensor Tower estima que muy pronto el juego de Niantic superará la cifra de (agárrate a algo) 3000 millones de dólares. Esto quiere decir que, por un lado ya ha hecho historia como uno de los videojuegos de móviles más rentables de la historia, y por otra, que ya ha dejado atrás a grandes titanes del género como Clash Royale o Candy Crush.

 

Luchando por el oro

Solamente un juego supera los despampanantes ingresos de Pokémon GO, el imbatible Clash of Clans. Supercell le tiene pillado el toque al mercado móvil, y ha convertido a su propuesta en el juego que más ingresos ha generado a día de hoy. Clash of Clans tiene ya en sus arcas la cifra de 3.150 millones de dólares, pero que no se despiste, que Pokémon GO coge el rebufo.

Si analizamos la cifras, veremos cómo en 2018 Niantic recaudó un total de 800 millones con el juego, casi nada. A estas alturas de 2019 la cifra de ingresos asciende a casi 400 millones, y ojo, porque esta cifra supone un aumento de casi el 20% con respecto al año pasado. Veremos con qué números termina este año, pero la cosa pinta bien para Pokémon GO.