Las sanciones impuestas por Estados Unidos a China han llegado a salpicar al mundo de los videojuegos. Tal y como os informábamos hace unas semanas, Sony, Nintendo y Microsoft se aliaron en contra de Trump debido a sus amenazas de imponer aranceles adicionales a los productos procedentes de China. Actualmente tanto PlayStation 4, Xbox One como Nintendo Switch se producen en China, por lo que en caso de cumplirse las amenazas del presidente norteamericano, el mercado de los videojuegos experimentaría una importante subida de precio.

Con semejante escenario, Sony ha sido la primera de las empresas en avisar del posible aumento de precio no sólo para PlayStation 4, sino también para PlayStation 5. En palabras de Hiroki Totoki, responsable financiero de Sony, la situación podría “acarrear un aumento en los costes, incluso más allá del coste de las propias tarifas propuestas en productos que ya de por sí se manufacturan con márgenes de beneficios muy apurados”; destaca el ejecutivo en palabras recogidas por el medio The Wall Street Journal.

Si Totoki destaca que en la actualidad el margen de beneficios es reducido, la única manera de combatirlo sería aumentar el precio de PlayStation 4 y la futura PlayStation 5. La próxima máquina de Sony no cuenta por ahora con precio y si bien los analistas la sitúan en 399 euros, ésta podría ascender al menos hasta casi los 500 euros.

PlayStation 4 | Neox Games

Este aumento sería de un 25%, tal y como reza el comunicado sobre el que Sony, Nintendo y Microsoft advertían de las medidas de Trump contra China. “Cada consola de videojuegis consta de docenas de componentes complejos provenientes de varios países. Incluso un cambio en uno solo de los proveedores deber ser examinado cuidadosamente para mitigar los riesgos de calidad del producto”; comentaban.