Si algo hace especial a los japoneses, además de su pasión por la naturaleza, peculiares platos culinarios o imaginación para la tecnología, es la extremada educación que muestran sus habitantes. Una educación que puede resumirse en el respeto por los mayores y a todo el entorno, además de la mentalidad colectiva.

Esta forma de ser y que ya forma parte de todos y cada uno de los japoneses es algo que se inculca desde pequeños. Pero, ¿cómo se instaura esta forma de respeto que, por desgracia, en Occidente es tan poco habitual? Todo parte, como no podía ser de otra manera, de la educación en la propia Japón.

Niños pintando | Pixabay

La importancia de cuidar el entorno

Por ejemplo, desde su primer año en la escuela se enseña a los alumnos a mostrar un total respeto y limpieza por el material escolar. Es por ello que se les habla de la importancia de mantener su pupitre, aula, pasillos y centro escolar en general en perfectas condiciones. Una mentalidad que, por supuesto, luego tienen que extrapolar a otros entornos como las calles o su hogar.

Ayuda siempre a los demás

También en el colegio se inculca a los alumnos la importancia de ayudar al resto de compañeros. Tal es así que durante las comidas en los institutos y escuelas de Japón profesores y alumnos comen juntos, además de ser éstos últimos quienes sirven la comida a sus compañeros. Un actitud que ayuda a fomentar la relación entre ellos y con la que recuerden que echarse un clave unos a otros es clave.

Jóvenes reunidos | Pixabay

Aprender, gestionar y expresar emociones

Puede que los japoneses tengan fama de ser tímidos, bastante de hecho, pero lo cierto es que hablamos de una característica que al igual que las anteriores, también se aprende desde niños. Más allá de aprender a escribir o leer, para los alumnos debe de ser igual de importante gestionar y expresar las emociones, dato que sin duda no encontramos en el resto de países.

Mentalidad colectiva y respeto

Mentalidad colectiva

Si bien con anterioridad hemos mencionado factores que se inculcan desde pequeños en los japoneses, como cuidar el entorno o ayudar a los demás, todos ellos confluyen en un mismo punto, la mentalidad colectiva. En Occidente vemos como cada vez más las personas están separadas del resto, de los que nos rodean. En tierras niponas, por el contrario, se rigen por un respeto total al prójimo. En caso de enfermar verás a los japoneses vistiendo máscaras con las que no contagiar al resto, los fines de semana se reúnen para limpiar los parques y barrios… En definitiva, el japonés piensa en su interés pero también en el de la comunidad.