La adaptación cinematográfica de Uncharted no está siendo del todo un proceso falto de problemas, algo que sin duda le gustaría a Sony y al estudio creador de la licencia, Naughty Dog. Nuevamente se han compartido detalles sobre la producción de esta adaptación de un videojuego a película, algo que por sí solo ya es un proceso arriesgado y que históricamente no ha salido demasiado bien -pocas adaptaciones de videojuegos han resultado ser buenas películas-.

Sólo tenemos que nombrar ciertas licencias, como Street Fighter o Super Mario Bros, para ponernos a temblar en lo relacionado a adaptaciones de videojuegos en el cine... Así que cuanto menos convulso sea el proceso, mejor. Pero la película de Uncharted, la licencia exclusiva de consolas PlayStation, no ha empezado con buen pie. Se ha confirmado que recientemente ha perdido al director, Travis Knight, debido a un conflicto de horarios con el actor Tom Holland.

Debemos recordar que de todos los héroes de Marvel, las películas de Spider-Man siguen siendo responsabilidad de Sony, y la compañía quiere empezar a rodar la tercera películas de Spider-Man interpretada por Tom Holland este verano. Lamentablemente la agenda del actor es larga y Uncharted debería estar terminada de rodar para entonces, algo imposible por las fechas, así que Travis Knight ha abandonado la dirección. Sony le daría prioridad a Spider-Man, si bien es cierto que planea nuevas fechas para la película de Uncharted que no abandonará.

Uncharted | Naughty Dog

Lo peor es que no se trata de algo nuevo en la película de Uncharted, que ha visto como una interesante lista de directores han ido pasando. Travis Knight fue la opción de Sony después de perder a Dan Trachtenberg en agosto, quien a su vez fue el relevo de Shawn Levy, quien abandonó la película en diciembre de 2018. Sony quiere llevar su exitosa licencia de videojuegos al cine y buscar ampliar el público, pero por el momento las prisas y la falta de planificación han perjudicado al proyecto.

Por supuesto, los fans ya ven desconfiados como la producción de la película, una colaboración de PlayStation Productions y Sony Pictures, podría resultar en un producto de dudosa calidad.