El que probablemente sea el objeto de colección más interesantes para los fans de los videojuegos y los coleccionistas en general, finalmente ha comenzado su subasta. Hablamos de una de las pocas unidades conocidas de la extraña consola Nintendo PlayStation. Cuando Nintendo quiso pasarse al CD después del lanzamiento de SNES, comenzó una relación comercial con Sony en la que la empresa electrónica le proporcionaría este lector para su próxima consola: juntas iban a lanzar una Super Nintendo con lector de CDs.

Sin embargo, en pleno proceso de creación, ya con modelos construidos, Nintendo y Sony rompieron esta relación comercial. Nintendo lanzó al mercado poco después Nintendo 64 con cartuchos -previo fracaso de la CD-i junto a Philips- y, por su parte, Sony decidió lanzar su primera consola creando la marca PlayStation. Nintendo creó a una de sus mayores rivales tras romper relaciones con Sony, y este importante momento de la historia del sector se representa con la Nintendo PlayStation, una consola que nunca entró en producción en masa y motivo por el que existen muy pocas unidades.

Esta unidad de la consola -un prototipo- en perfecto estado es propiedad de un coleccionista llamado Terry Diebold, quien compró el artículo en una subasta de propiedades abandonadas que fueran propiedad de un antiguo ejecutivo de Sony. A Diebold le ofrecieron en el pasado una increíble suma de 1.2 millones de dólares por la consola, sin embargo rechazó la oferta al creer que era demasiado pequeña.

 

Debemos tener en cuenta que la subasta más grande por un único producto de videojuegos alcanzó únicamente los 100.150 dólares, fue el año pasado y se subastaba una copia en perfectas condiciones y sellada de Super Mario Bros. Sin embargo, obviamente esta consola es mucho más rara y única. Desconocemos si superará esos 1.2 millones de dólares en los próximos 22 días, que es lo que dura la encuesta en la página web de Heritage Auctions, pero a estas alturas la puja es de 31.000 dólares.