Avance

Avance

The Elder Scrolls: Skyrim

Os mostramos nuestras impresiones del primer contacto que hemos tenido con The Elder Scrolls: Skyrim.

Hace unos das Defcon Play pudo acercarse a las oficinas de Bethesda, en el centro de Londres, a probar junto a otros compañeros del sector, una de las últimas versiones de Skyrim, la esperadísima quinta entrega de la saga The Elder Scrolls. A continuación os contamos las conclusiones que sacamos de esta versión del juego.

Ante todo, es importante tener bien claro que un juego como Skyrim, que precisa una media de 80 horas para conocer un porcentaje bastante considerable de sus posibilidades, no puede ser valorado de ninguna forma con un acercamiento de tres horas. Dicha prueba, por sus caracterísitica,s consistió más de cómo serán sus menús básicos, su control, su acabado gráfico y, por supuesto, el desarrollo de unas de sus primeras mazmorras.

Para empezar, los chicos de Bethesda nos avisaron de que el juego, tal cual nos lo íbamos a encontrar, nos situaba en un momento ligeramente avanzado en su argumento (entre media hora y tres cuartos, según curiosidades y habilidades). Por lo tanto, nos perdimos esa primera mazmorra con la que empiezan juegos como Fallout 3 y Oblivion, que sirve para aprender a moverte, otorgar habilidades a nuestros personajes y, por qué no, para sorprendernos más cuando salimos al mundo real y vemos que, una vez más, es muy grande. Los afortunados que pudimos acercarnos a probarlos nos quedamos con la sensación de que el mundo era muy grande, porque en ese momento exacto es en el que comenzó nuestra aventura.

Una vez ahí, comenzamos a valorar los cambios... Para empezar, lo más obvio es el cambio de entorno gráfico. El nuevo motor muestra un nivel de detalle bastante más depurado que el de Oblivion. Por supuesto, el juego que cumple ahora 5 años tenía unos gráficos muy espectaculares para su época. Y, el nivel de Skyrim, es si cabe igual de espectacular para nuestros días. Por lo que, la diferencia entre ambos sólo se puede apreciar si los ponemos uno frente a otro. Por lo que, los que no vean diferencia, sírvanse a volver a jugar a Oblivion y, no tardarán en notar que acaban de pasar cinco años por sus vidas.

El menú del juego ha cambiado drásticamente desde lo que veíamos en Oblivion y os dos fallout. Ahora no es un menú basado en tres pestañas y diferentes apartados dentro. En su lugar, tenemos un menú en forma de puntos cardinales. Al norte tenemos los skills, y al sur los mapas. Este y Oeste son para equipamiento y hechizos, vestinos, armarnos, crear nuevos hechizo. La parte que hemos mencionado, la de los skills, en forma de constelaciones (como los árboles evolutivos de habilidades de, por ejemplo, World of Warcraft) nos permiten configurar el personaje. Podremos ponerle más habilidad en el control de armas a dos manos, de armas a una mano, de poderes mágicos. En este sentido, además, nos permite ir conociendo las nuevas habilidades de nuestro personaje, menos lineal que el de Oblivion. Por ejemplo, si evolucionamos la magia, además de realizar hechizos a un menor coste, podremos llegar a tener habilidades como las de realizar hechizos simultáneos (por ejemplo, una bola de fuego y un curativo) sumando sólo el coste de uno de ellos a cambio de los dos efectos simultáneos (cada vez que atacas a un enemigo con una bola de fuego, por el mismo precio, te curas).

En este sentido, el juego es un poco más complejo, por su mayor grado de configuración, pese a que, en el fondo, la disposición de sus menús y la claridad de los mismos, hace que el juego sea más accesible y sencillo.

El mundo de Skyrim parece igual de grande que el de Oblivion, pero con una mayor concentración de aventuras

En cuando a más cambios, encontramos algunos despuntes hacia el “casualismo” como que el arma no se nos desgastó en el proceso de las horas que estuvimos jugando. Según los responsables de Bethesda, esa opción se había eliminado. Sin embargo, el juego muestra un carácter cambiante según el nivel de dificultad que estemos probando. La diferencia ente jugar a un modo de dificultad avanzada a uno de escasa dificultad consiste en algo más que en enemigos más fuertes o menos salud o items en los barriles que encontremos. En Skyrim puede que los aventureros más avenzados se encuentren más dragones que los más cobardones. El juego varía, premiando notablemente a los que prefieren arriesgarse a vivir una aventura más dura con un mundo más rico, a la par que peligroso.

El nuevo juego respeta lo que todos adorábamos de Oblivion: es grande, inmenso. En un pequeño paseo que dimos por los pueblos de alrededor del punto de partida, ya pudimos ver que surgían muchas historias, muchos hilos secundarios, muchas nuevas vidas que conocer o con las que deberemos acabar. También pudimos apreciar ese gusto por el detalle de los chicos de Bethesda, con unos riachuelos realmente bellos y con unos paisajes que ya querría el mundo real para sí mismo. También pudimos comprobar que podremos visitarlo, a pie o a caballo, o al nuevo estilo vaguete, podremos viajar de un punto a otro, que no tenemos que conocer obligatoriamente, subiéndonos a un carruaje especial.

Son muchos detalles, muchas mejoras. Tenemos un nuevo modo 3D más digno; caras menos grimosas de los habitantes de Skyrim; unos paisajes más espectaculares; hondonadas de dragones por todas partes; una historia con más ramificaciones, con más elección y menos lineal que la de Oblivion; muchos guiños a los jugadores de siempre... Y todo con el don del espectáculo de la saga The Elder Scrolls. Próximamente probaremos la versión definitiva, perfectamente doblada al castellano, con un todas sus misiones secundarias, terciarias, de clan, de profesión, y principal que se pueden jugar. Entonces, os contaremos más sobre todo lo que se puede hacer cuando tienes todo el tiempo que puede llegar a consumir un juego como Skyrim... Esperamos que tengáis mucho tiempo, porque por lo que hemos visto, hay para rato.

Víctor Sánchez | Londres | 17/10/2011

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.