Fortnite es uno de los fenómenos más abrumadores en el sector de los videojuegos en la actualidad, con millones de jugadores disfrutándolo, un buen puñado de jugadores competitivos y, por supuesto, decenas de miles de youtubers y otros creadores de contenidos que se aprovechan de su éxito para ganar usuarios en sus canales. Sin embargo, con Fortnite sólo puedes hacerte un hueco entre la comunidad de streamers si eres realmente bueno jugando, lo que limita bastante los usuarios que te siguen.

Algunos youtubers no son lo suficientemente buenos por sus propias habilidades para lograr acaparar un buen número de seguidores, así que deciden -aunque está prohibido por Epic Games- instalarse programas que hackean el juego y alteran las partidas, mejorando las habilidades del streamer y haciéndolo parecer mejor jugador de lo que realmente eres. Estas trampas pueden reportar muchas visitas si los usuarios no descubren que en realidad no eres un buen jugador, sino un tramposo.

FaZe Jarvis usaba hacks para beneficiarse en Fortnite, un youtuber conocido con nada menos que 2 millones de suscriptores, siendo ciertamente una influencia para todos ellos pese a ser joven. FaZe Jarvis hacía trampas y como Epic Games no es tonta y termina atrapando a los tramposos, ha sido baneado de por vida en Fortnite: Battle Royale.

 

El youtuber decidió hacer un vídeo en donde explicaba lo sucedido, sin poder evitar las lágrimas y los sollozos al decir que había sido baneado por tramposo, y que nunca más podrá volver a entrar en su cuenta. Asegura que nunca uso los trucos en partidas competitivas pero, por supuesto, es algo que no podemos verificar y que Epic Games lo tendrá más claro.

Epic ha asegurado que no revocará la decisión y advierte: "Cuando la gente utiliza aimbots u otras tecnologías para hacer trampas y sacar una ventaja injusta, arruinan las partidas a la gente que está jugando de forma justa".