Dos de los aspectos que más se demandan para la próxima generación es, junto al aumento de resolución en los juegos, una mayor tasa de imágenes por segundo. Para los menos duchos en términos tecnológicos, nos referimos a una fluidez en las imágenes. Si bien para las consolas actuales se prometió 60 fps, la mayor los títulos de PlayStation 4 y Xbox One han terminado optando por el estándar habitual desde hace ya unas cuantas generaciones, 30fps.

Xbox Scarlett tiene claro que quiere dar un salto en este aspecto. A través de uno de los máximos responsables de Microsoft, Aaron Greenberg, hemos podido saber que la nueva consola de los Redmond tirará la casa por la ventana en lo que a resolución y frames respecta.

Greenberg ha confirmado que con la nueva generación tendremos una mejora notable en términos de CPU con el fin de no hacer compromisos en la tasa de imágenes por segundo. En declaraciones para la revista oficial de Xbox, recogidas por GamingBolt, el ejecutivo mencionó que ‘sí, podemos renderizar a 4K pero también alcanzar los 120 frames por segundo’.

Mando de Xbox | Pixabay

Desde Microsoft se muestran comprometidos para llevar a Xbox Scarlett características técnicas nunca antes vistas en el terreno de las consolas y que son más propias de los PC de gama alta. Una mayor tasa de imágenes por segundo, además de dar una mayor sensación de fluidez, es uno de los aspectos más importantes en los videojuegos multijugador de carácter competitivo.

Mientras que PlayStation 5 ya ha desvelado todo tipo de detalles como los referentes al mando, retrocompatibilidad y arquitectura, en Microsoft continúan en silencio. Xbox Scarlett se confirmó en el pasado E3 2019, pero desde entonces los de Redmond no han dado datos concretos en torno a la máquina.