Blasphemous. Detrás de este nombre se oculta un videojuego que ha llegado recientemente a plataformas actuales del mercado dejando muy buenas sensaciones a los jugadores clásicos, fans de licencias tan reconocidas a lo largo de los años del sector como Castlevania o Metroid. Se trata de un "metroidvania", es decir, un juego de desplazamiento 2D que para nada es lineal y que no consiste en ir del punto A al B sin perder vida. Dentro de sus entornos 2D se encuentran multitud de secretos, puzles y caminos que explorar en diferentes puntos de la aventura.

No es un estilo ni un género que actualmente se lleve mucho entre los desarrolladores españoles pero, en este caso, da la casualidad que los responsables de este indie es el estudio sevillano The Game Kitchen, quienes consiguieron el dinero para su desarrollo por medio de una campaña de financiación colectiva. Recaudaron en su momento más de 333.200 euros para su elaboración, de un total de 9.869 patrocinadores. Es decir, el juego fue todo un éxito incluso antes de su lanzamiento, aprovechando los nuevos métodos de financiación que comunican directamente al jugador final con el pequeño estudio.

Blasphemous | The Game Kitchen

Pero en la actualidad, ya lanzado en Nintendo Switch y PC, el juego se encuentra entre las primeras posiciones de ventas en las diferentes tiendas digitales. Actualmente es el tercer juego más vendido en la famosa plataforma de Valve Steam, la tienda de juegos digitales más grande en el mundo del PC. Otro punto interesante es que para la distribución del juego han contado con unos viejos conocidos de la industria, Team17, autores de la conocidísima licencia Worms.

Blasphemous, una mezcla de Dark Souls y España

Cuentan los desarrolladores españoles que se encuentran detrás del juego que han estado nada menos que 3 años elaborando el título, al menos desde que a su director creativo, Enrique Cabeza, esbozó las primeras imágenes conceptuales en pixel art. Y es que el título es una mezcla de muchos elementos clásicos de los videojuegos retro y mucha cultura española. Las mecánicas y escenarios con esencia a Castlevania se mezclan con arte retro de estilo pixel, la oscuridad y terror de la serie Souls y elementos conceptuales del arte español. De hecho, el propio videojuego está inspirado en uno de los cuadros de Goya más conocidos, "Procesión de disciplinantes".

El personaje protagonista del juego está directamente inspirado en los penitentes con capirote, probablemente de las imágenes más representativas de la Semana Santa de Sevilla -a menudo confundidos erróneamente con el Ku Klux Klan en otros países-. En la historia los jugadores pueden ver un sinfín de referencias a nuestra cultura, desde otros cuadros hasta personajes de nuestra historia, además de algún que otro homenaje en tono jocoso.

Blasphemous | The Game Kitchen

Exigente, difícil y, por supuesto, con toques de terror gore propias de un juego de autor. Parece complicado que un título con estas características triunfe siendo de un pequeño estudio español, pero lo cierto es que actualmente los juegos que evocan tiempos pasados -y Blasphemous lo hace muy bien- vuelven a tener un nicho de mercado muy jugoso entre tanto Fortnite y LOL. Salvando las distancias, podríamos decir que estamos ante un Dark Souls español en 2D. En lugar de castillos europeos tenemos la Catedral de Córdoba, en lugar de monstruos del folclore japonés basa sus historias en leyendas españolas. Historia y folclore español por doquier, lo que lo hace un juego quizás con una barrera de entrada en otros países algo más limitada, si bien parece que por ahora esto no ha sido un problema.

Los buenos resultados ya han hecho prometer a los miembros del estudio que seguirán cuidando y mimando su pequeño bebé, el segundo juego que realizan y con el que ya han experimentado un éxito sin precedentes. "La recepción ha superado nuestras expectativas más salvajes hasta ahora", comentan desde The Game Kitchen, "pronto revelaremos nuestros planes futuros para actualizaciones y expansiones".