Pokémon Espada y Pokémon Escudo llegan este mismo viernes a las tiendas, estrenando la octava generación de esta conocida licencia de videojuegos en Nintendo Switch, desarrollados por Game Freak y Nintendo desde su estreno en 1996. Sin embargo, estas esperadas nuevas ediciones no han sido todo lo bien recibidas que deberían y, en los últimos meses, hemos visto graves polémicas que llevaron incluso a algunos aficionados a insultar y amenazar al productor de la serie. Se trata de la decisión de no incluir la llamada Pokédex Nacional, es decir, incluir en el juego todos los Pokémon creados hasta el momento.

En su lugar, Game Freak incluirá en ambos videojuegos una parte de los Pokémon de anteriores títulos, algunos centenares, y una gran variedad de criaturas nuevas -algo natural en cada nueva generación-. A esto se le llama Pokédex Regional, en este caso de la Región de Galar, el nuevo mundo al que se enfrentarán los entrenadores. Esta decisión de acortar el número de criaturas de Pokémon Espada y Pokémon Escudo para Nintendo Switch ha traspasado algunas barreras. Primero fueron los insultos y las amenazas en redes sociales y, ahora, ha traspasado los muros de la Casa Blanca.

El gobierno de Estados Unidos habilita en la página web oficial de la Casa Blanca una sección especial llamada We the People estrenada por Barack Obama, un sistema de peticiones para que los ciudadanos puedan solicitar a los expertos en política de la administración que revisen ciertas peticiones, injusticias, etc. Las peticiones que consigan un cierto número de firmas son revisadas por funcionarios que preparan y emiten una respuesta oficial. Aunque Donald Trump quiso cerrar esta sección, en la actualidad sigue en activo en la página web de la Casa Blanca.

Pokémon Espada y Escudo llegan a la Casa Blanca

Pokémon Espada y Escudo | Nintendo

Como cualquier ciudadano puede enviar peticiones a esta especie de change.org oficial de la Casa Blanca, recientemente ha aparecido una petición en la que se pide al presidente Donald Trump que paralice las ventas de ambos juegos en el país americano. Que los paralice, al menos, hasta que incluya la Pokédex Nacional, es decir, todos los Pokémon creados hasta la fecha de hoy. La petición es tan descabellada que, de las 99.999 firmas que necesita para revisarse, en el momento de escribir esta noticia sólo lleva 1.

Desconocemos si la petición la ha realizado uno de los usuarios cabreados del juego o, por el contrario, algún fan harto de tantas quejas que ha decidido mostrar lo poco importante que es una decisión comercial de Pokémon para el día a día de cualquier país, realizando un acto sarcástico en la propia página web de la Casa Blanca. El texto dice así:

"Nosotros, la gente de los Estados Unidos de América, luchamos por bienes y entretenimiento de calidad. Nosotros, el pueblo de los Estados Unidos, queremos lo mejor para nuestros hijos. Nosotros, los estadounidenses, queremos lo mejor en nuestras tiendas.

Presidente Trump y el Congreso, los nuevos juegos de Pokémon de Game Freak y Nintendo están teniendo un impacto negativo en el mercado debido a decisiones cuestionables. Creemos que si las ventas de los juegos se paralizan, esto hará reaccionar a Game Freak y recuperaremos la calidad. Establecerían un estándar negativo en los mercados si estos se llegasen a vender. Nosotros, como fans de Pokémon, y lo que es más importante, ciudadanos estadounidenses, creemos que están violando nuestros derechos de mercado y necesitamos que se haga algo al respecto".